martes, 13 de agosto de 2013

El ser y el no estar

Hace justo dos años que leí "Bella del señor". Y me arrebató completamente. Me costó seis meses poder hacerlo, por su densidad, por la forma en qué está escrito y, sobre todo, porque tantas veces tuve que cerrarlo ya que las lágrimas no me dejaban ver las letras. En aquel momento mi corazón se ahogaba roto.

Es la historia de amor más brutal que he leído en mi vida, al menos por el momento. La he recordado tantas veces ... y ese final, tan crudo y a la vez romántico ... .

El amor muchas veces es jodido y duele.

Y la idealización, en ocasiones, cuando se vuelve tangible, cotidiana, se diluye como una cucharada de sal en el mar.

El mar ... otra vez el mar.

Hace justo un año, para no perder las sanas costumbres y pese a la distancia física y mental, escribí  esto ... este año no voy a estar cuando llegue el día 13 de agosto, no podré escribir nada parecido.

Pero más que no poder, lo peor es que siento que no sé si sabría hacerlo.

Finalmente el mar, el mismo de siempre, nuestro mar, fue testigo de tanto amor ... y ahora nos arrastra hacia un torbellino de desencuentro.

Y te quiero. Cada minuto que pasa te quiero. Pero nos duele tanto que ya casi ni eso. Somos piedra.

Deberíamos poder ser felices. Pese a no estar.

Feliz día. Feliz vida.








7 comentarios:

  1. Voy a por él.
    Una historia brutal.
    No como esas mierdas de el perfume y el puto niño del pijama a rayas.
    Y después tal vez entienda algo de este post encriptado....

    ResponderEliminar
  2. No sé qué es peor, si el desencuentro o el no entender los porqués que os han llevado a él.

    Te entiendo tanto ...

    El mar. Grande, cambiante, dinámico y eterno.
    Grande.
    Y lleno de peces.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta intensidad tiene este texto, probablemente otro 13 de agosto el sentir de tus líneas sean bien distintas, quizá no.

    La mar, necesaria, intensa, imprevisible, pero tú... ¡Vive dulce!

    ResponderEliminar
  4. ainssssss quiero y no puedo decir nada!

    quizás es que ya lo hemos hablado todo, quizás es que yo ya no veo un mar.
    Aún así, y con retraso, felicidades (lo cortés no quita lo valiente)

    ResponderEliminar
  5. anquilosamiento mutuo, vale, pero una piedra nunca escribiría esta entrada, animuuuuuus ***

    ResponderEliminar
  6. Pues no conocía este libro, pero me ha picado la curiosodad y lo voy a leer
    Saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails