lunes, 21 de julio de 2014

Bilbao: la Armada Invencible

Escaparates del Casco Viejo de Bilbao ...

Un año más hemos ido y vuelto (no sin fatiga). En esta ocasión parecía que todo apuntaba a que, al fin, las 4 Másqueperras fundadoras de éste, nuestro cutreblog, volvíamos a reunirnos en torno a un festival musical. Han pasado cuatro años desde que hicimos la foto que ilustra nuestro perfil bloggero como pistoletazo de salida del Másqueperrismo, y este va a ser el primer post que escribamos LAS CUATRO A OCHO MANOS, aunque cada una dando su visión de los hechos acontecidos el pasado BBK Live en Bilbao. Hagan juego ... no habrá firmas.

Perra 1

Cada edición del bbk tiene sus anécdotas: bajas a última hora, algún llanto, pérdida de gafas, revolucionar un spa pijo, enfarloparse en el Guggenheim, perder el tren de vuelta... para mí este año ha sido una contrarreloj que ríete tú de las del Tour de France.
Antes de semana santa ya tenemos atados los temas de transporte, alojamiento y entradas, nos repartirmos las tareas o nos ofrecemos voluntarias para ocuparnos de ello. "Tranquis, ya iré mirando la web de renfe para ver cuando ponen los billetes de verano a la venta". Un par de meses más tarde es "Niñas, ya tenemos los billetes. Menudos madrugones nos vamos a pegar". Y los billetes se quedan en formato PDF en el escritorio del curro hasta un día antes que los imprimo y los pongo en una funda de plástico junto con las entradas.

El 10 de julio a las 07:15 de la mañana nos encontramos las cuatro en el vestíbulo para proceder al embarque. No les digo nada, pero me embarga la emoción al ver que no hemos llegado tarde ninguna. Tiendo el billete a la chica con cara de haber desayunado ortigas y cuando le pasa el lector de supermercado se oye un leve Brrrzzzz, en vez del precioso Beep-beep que da acceso a descender a las vías. Repite la operación y nuevamente da error. Me indica que es normal, que ahí pone día 10, y yo le respondo que sí, que claro, que tenemos billete para el día 10... y ella añade, de ABRIL.

Lo que sigue a partir de aquí es un gesto a lo grito del whatsapp, un no pueeeeede seeerrrr, tirar los papeles al suelo... y obtener un par de motes nuevos, Throwing Papers y Pully Papers.
Y aunque ya lo sabía, darme todavía más cuenta que tengo unas amigas que no merezco. Que quitaron importancia al asunto, que me animaron y consolaron ante semejante cagada, y que decidieron no hacer sangre y pillar carretera y manta.

Alguna dijo que, aunque no imposible, era muy difícil superar lo de conseguir llegar 3 meses tarde a pillar un tren. Alguna también apostilló que esto no se lo creería nadie, que entre todas ya llevamos unas cuantas pájaras aquí narradas sin pudor ninguno..
Pues para vuestro deleite, aquí os dejo la prueba.


Hubo más... mucho más, pero ésto ha marcado mucho mi escapada bilbaína. A ver qué cuentan ellas...

Perra 2

Llegué la primera a Sants, pese a haber dormido sólo 2 horas y estar pelín resacosa. Pensé "bueno, ya dormiré en el tren o cuando me muera"...¡¡¡JA!!!.
Me había colgado un poco la noche anterior, avisé tarde y mal de que no iba a dormir al cuartel general Másqueperruno, y lo siento mucho, chicas, no volverá a pasar (sabéis que soy mujer de palabra pero... a veces me pierdo en los bares y en...sitios).
¡Estábamos todas, Bilbao empezaba a temblar! El gran despiste de Throwing Papers fue como un jarro de agua fría, pero somos mujeres de recursos y muy poca cabeza, así que no dudamos en pillar el coche y poner rumbo al BBK Live'14.
Llegar corriendo, aposentarnos y empolvarnos las narices en el Méndez, pillar el bus al Kobeta, sudar la subidita al monte, y pisar nuestra ansiada ladera a la espera de que empezara la buena música. Tremendo momentazo.
Mis mejores amigas, buena música, un tiempo cojonudo, las risas, la ladera farlopera, cervezas frías, ¡el paraíso existe!
A eso de las 5 de la madrugada, mientras Perra X y yo compartíamos mucho blablabla y baile y cervezas (Juani's Way), le di una patada a algo que parecía una filfa y resultó ser un pedazo de móvil... ¡¡oh cielos, cuántas lucecitas y colorines y aplicaciones y de todo!! ¿Podría al fin ser persona y zambullirme de pleno en el mundo tecnológico, tener whatsapp y cámara de fotos y el Apalabrados y el Candy  y la aplicación de cómo encontrar una ferretería en Tegucigalpa (muy útil, por cierto)?
Por unas horas yo fui "La mujer que en una ocasión casi tuvo el whastapp", pero que, emulando al gran Earl, decidió equilibrar su puto karma de malvada y hacer todos los posibles para devolvérselo a su propietaria. Y así fue.
El 90% de los encuestados afirman de mí que "soy gilipollas", el otro 10% creen que aún existe humanidad en este mundo infame, y yo ... snifffff ... yo sigo siendo gilipollas y troglodita.
Fueron tres días inolvidables, como todos los que paso con ellas. Y en sólo tres días me acostumbro tanto a estar con ellas que cuando vuelvo a mis rutinas se me hacen raras y asqueantes, porque las echo de menos como sólo se echa de menos a las personas que amas de verdad. UNA BARBARIDAD. 


Perra 3

¿Qué puedo decir yo de Bilbao 2014?
Pues que cada vez disfruto más de vuestra compañía, de la música, de los pintxos, las cervezas, la ladera jijiji, en fin, de todo lo que pasa esos días que estamos juntas.

Aunque cuando estábamos en Sants tuve unos momentos de no saber qué pasaría, luego me arrepentí de haberlo pensado. Estando con vosotras todo imprevisto que surja seguro que se soluciona... Ver como Mrs. Z con toda la tranquilidad del mundo dice: Pues vamos en coche, ¿no?. Esa capacidad de decisión, justo en esos momento, dice ¡¡¡Vamos a dónde haga falta, con vosotras al fin del mundo!!!
 Imposible no pensar en no ir. Me hubiese perdido una clase de Mrs. Y... un tutorial paso a paso de cómo preparar "el..." (sobrecito para que el cuerpo aguante a tantas cosas buenas que tiene Bilbao), mientras las demás vigilan que lo vaya haciendo bien y no queden grumos...

Cada año me hace más ilusión ir, ya sabéis que no sé nada de música (y de muchas cosas más...) y de eso vosotras sabéis mogollón, sabéis mucho de música, cine, etc, etc. Pero me gusta aprender y me encanta bailar.
Vetusta Morla me gustó bastante, y los Franz Ferdinand me gustan cada día más, es increíble como tu cuerpo se empieza a mover cuando empiezan a sonar. Este año yo diría que bailé todo el concierto de los Franz Ferdinand, diría que más que en el SOS de Murcia, y eso que este año estábamos con los ojos en Mrs. X (un pequeño susto). Total, lo que cuenta es que al final pudimos saltar, bailar, y que el concierto se nos pasó volando.

Es increíble como se pada el tiempo cuando te los estás pasando bien, menos mal que aún nos faltaba el momento "juanismo". Me encanta esos momentos, me gusta dejarme llevar por esa música que va a toda prisa, que no piensas en nada y/o piensas en todo... Y sobre todo, me encantan esos momentos con Mrs. X. Este año lo pasamos hablando más que bailando diria yo, pero eso va como va, era lo que nos apetecía en ese momento. Mrs. X y yo normalmente vamos hablando de todo a lo largo del año, pero no sé, las confidencias en los momentos "juanismo" son muy, muy especiales.

Y después de un día con tantas emociones toca dormir y descansar bien. ¡Pues va a ser que no! Madre mía, no había manera, esas ganas de que se cierren los ojos y que no puedas... Arrrggg Arrrgggg, ¡¡¡qué rabia!!! Una vez y otra, y otra... Así toda la mañana. Luego caí que era porque habíamos mezclado cosas en nuestros interiores... jajajajajaja

Ay, ¿qué más os puedo decir? Que me chiflan mogollón los pintxos, que se me van los ojos y la boca en el Irrintzi, oh! Qué buenos están esos pintxos, con la cervecita bien fresquita, oh! Bueno, también me gusta el restaurante de la plaza, el bar donde desayunamos, los sitios donde nos tomamos las cervezas por la noche, en fin, me gusta todo.

Resumiendo: Que me lo he pasado muy bien, más que eso, me lo he pasado fenomenal. Siempre es un verdadero placer compartir con vosotras, y más esos días. Muchas gracias por dejarme ser partícipe de esos momentos, (siento mucho no haber ayudado a conducir ni siquiera un centímetro).
Me quedo con la imagen de nosotras muertas de cansancio, pero con ganas de más.



Perra 4

Qué decir que no hayan dicho las otras. (por cierto, inciso: no habrán firmas, NI FALTA QUE HACE. Quién sea seguidor de este blog os/nos reconocerá a la primera. ¿Apostamos?).


Como este post va de sensaciones ... ahí van las mías.

Alegría. Comprobar que, pese a las dificultades y a tener que conducir again y hacer colas kilométricas para entrar -cosa que odio-, llegar al Kobeta con vosotras continúa siendo un subidón.

Enfado. Señores organizadores: no es necesario vender 40.000 entradas diarias. Quien quiera peces, que se moje el culo, ¿porqué tenemos que sufrir colas los que nos espabilamos con meses de antelación?, están Vdes. desvirtuando el encanto que tenía este festival. Recuerdo con añoranza aquellas ediciones en las que alcanzar el recinto no suponía casi TRES HORAS. En las que no tenías que pegarte bofetadas para poder miccionar en condiciones. En las que las cervezas estaban a un precio razonable. Me encanta este  festival pero estas cosas me dan muuuucha pereza.

Desvergüenza. Con qué alegría una enseña el culo y lo que no es culo cuando la vejiga aprieta, hoygan. Y poder descubriros, compañeras del metal,  esa sensación poderosa que es una toallita Chilly efecto frescor (Sr. Chilly, aceptamos muestrario gratuíto de regalo por la publicidad. Póngase en contacto con el mail que aparece a la derecha. Gracias)

Estupor.  Cómo alguien con todo su morro puede acercarse al empolvamiento colectivo pero en todo caso íntimo, y pedir que le invitemos así, por la patilla y sin conocerle de nada. Y risa posterior al escuchar la respuesta de una de las perras:  “No. Aquí se viene meado, cagado y encamellado. Y punto.”

Preocupación. O cómo dejar de lado a unos Ferdinandos por un sustillo. Y es que los cuerpos, al final pasan factura, amigos.

Amor. Por vosotras. Por Bilbao y su casco viejo. Por los pintxos (ese pintxo de solomillo recién hecho para desayunar aaaarrrgghhhhh). Por dormir fresquita y con manta en pleno mes de Julio. Por ese perfil de hombre adusto, barbudo y franco que es el vasco en todo su esplendor (mi mona se revuelve con vosotros, chicos). Por el verde que envuelve a Bilbao, qué enclave privilegiado. Y porque siempre quedan ganas de más.

Codicia. Porque fui del 90% que votó  a favor de que perra núm. 2 se quedara el peaaassso de smartphone hallado en la inmensidad del chunda-chunda. Soy mala persona, nada más que decir.  (Aunque reconozco que después me alegré por la alegría (valga la rebuznancia) desatada en la persona perdedora del susodicho. No debo estar perdida del todo).

Pedrismo. Este es un nuevo palabro que acuño en este preciso momento. ¿Quién es Pedro, os preguntaréis?. Pues bien, os sitúo: cola interminable para coger taxi a las casi 5 de la mañana, digamos que estamos todos cansados, muertos de frío y con cero ganas de esperar, los taxis en este momento son como alcanzar el orgasmo esperado, el oasis en el desierto, el puto nirvana. Pues bien, en este páramo que es la dura espera, escuchamos a una alegre vascuence que, con toda la finura, espeta un “¡¡¡Pedro, nuestro taxi!!!!” a grito pelao. Pasa un minuto y Pedro no aparece. La alegre vascuence no brilla precisamente por su proverbial paciencia “Pedromecagüenlaputa, ¿¿¿¿quieres venir???  ¡¡¡PEDRO, coño!!!”.  Y el silencio de nuevo. La cola corderil levanta el morro preguntándose, ¿qué le pasa a Pedro, porqué no viene, porque  hay ahí un taxi libreeeeeee?, empiezan a asomar algunos colmillos sedientos de hincársela al taxi, pero ahí está la vascuence atrincherada con medio cuerpo dentro y saliéndose de sus casillas “¡¡¡PEDRO, PERO TÚ ERES IMBÉCIL O QUÉ!!!”.  Tengo que decir que ahí la disculpo, porque con todo el rollo igual hace 5 minutos que HASTA YO tengo ganas de asesinar a Pedro. Y de repente vemos a Pedro, sacando la cabecica desde detrás de un contenedor en el que ¡está escondido por un puro tocar los cojones!. No me lo puedo creer, le digo a la perra acompañante, que empieza a partirse el culo. Míralo, ahí está el tipo, escuchando perfectamente como la tía se desgañita llamándole, y aguantando en el escondite con un par de narices. La peña en la cola empiezan a corear su nombre, Pedro, Pedro, PEDRO, ¡PEDRO!, ¡¡¡PEEEEDROOOO!!! , y al cabo de un rato (laaargo), Pedro decide salir de su escondrijo para acercarse A PASO DE TORTUGA al taxi. Cada paso más lento que el anterior, ¡¡¡parece el hombre en la luna, amigos!!!  Ahí su santa estampa,  yendo taaan lento que parece que vaya patrás. OLÉ PEDRO, OLÉ TUS GÜEVOS TOREROS (que vas a perder porque tu novia va a arrancártelos de cuajo, compadre). No habeis visto un cruzar la calle con más parsimonia. Y por fin llega al taxi, que le espera desde hace una hora, parece que entra, peña, no os preocupeis, aaay ahí esa pierna que entra, ay que se agacha, ay que parece que se sient.... NO. ¡No se sienta, aún!. Hace un amago de ello, pero vuelve a salir para saludar a la concurrencia con un gesto de “Va por uttedeh”, gesto con el cual ya acaba de meterse al público en el bolsillo, que lo corea y lo aplaude mientras el taxi se aleja, con Pedro en su interior saludando con la manica como si fuera la Reina de Inglaterra. Qué elemento te has llevado pa’casa, compañera, o salís en El Caso o definitivamente, acabas las noches con dolor de tripa de tanto reir, pensamos las perricas esperantes.  MUY FANES, proclamamos el PEDRISMO aquí y ahora.


El 10º aniversario del BBK, en 2015, promete y mucho. Nosotras no nos lo perderemos, aunque perdamos trenes, móviles, dignidades, gafas, tripis y a Tommy Ramone mientras volvíamos derrotadas.

domingo, 20 de julio de 2014

Bonsái (perVersos)


Compré un libro para NO leerlo, como parte de un juego morboso y perverso en el cual las premisas eran claras y concisas:

"Compra "Bonsái" de Alejandro Zambra, será tuyo, lo tendrás en casa. Cada día podrás mirarlo, tocarlo, olerlo, morderlo, acariciarlo, pero nunca abrir sus páginas y leerlo. Día a día crecerá el deseo y la curiosidad, hasta que llegue el momento en el cual no puedas más, entonces lo leeremos juntos. Tú leerás, yo mientras te escucharé".

Los resortes de mi coco son complejos, alguien pensará que pedantes y aburridos, pero son como son, y suelen mandar las señales de arriba a abajo, y no a la inversa. El juego en sí, más que despertar curiosidad había despertado a la bestia, al instinto.Y entré al trapo.
No pude resistirme al reto, al día siguiente me lancé a la calle a buscarlo, lo encargué en una librería y a su vez lo pedí en la biblioteca. Cuatro días después lo tenía por duplicado.

Desde el primer momento que lo tuve en mis manos por mi cabeza sólo pasaban las ganas de infringir las normas, las normas nunca se me han dado bien, y la desobediencia de maravilla.

Pasó un día, pasaron dos, tres, el deseo aumentaba. Lo llevé en el bolso durante una semana, incluso lo paseé por otras geografías, resistiéndome a su lectura, que cada vez me apetecía más.

Pequé fisgoneando reseñas en internet ... y ahí se acabó el juego. ¿Cómo podía no hacer mío algo que calificaban como "obra maestra", "un objeto inclasificable de inusual belleza", "literatura en estado puro", etc...?

Una tarde me tumbé en la hierba bajo un árbol, y lo hice mío. En 45min lo había devorado, y como me supo a poco me lo volví a leer.  Para qué sirven las normas sino para machacarlas.

A tomar por saco el juego, que fluya el instinto.

"Ambos sabían que, como se dice, el final ya estaba escrito, el final de ellos, de los jóvenes tristes que leen novelas juntos, que despiertan con libros perdidos entre las frazadas, que fuman mucha marihuana y escuchan canciones que no son las que prefieren por separado."






miércoles, 9 de julio de 2014

La más guarra del convento






(No tiene desperdicio, me río y me río y me río y me ......¡¡¡¡¡vámonos pa' Bilbo, niñas!!!!!)

jueves, 3 de julio de 2014

Néctar...la canción

Una mañana de sábado primaveril recibo una de sus llamadas. Después de hablar de todo y de nada me pregunta si me apetece que me lea algo que ha escrito últimamente. "La prota del relato no eres tú, pero me gustaría oír tu opinión". Me hace gracia la apreciación y apostillo que está bien, que aunque no sea la protagonista me apetece escuchar su historia. 

Lo hago atentamente, incluso le corto en alguna ocasión para que me aclare algo que no entiendo, y finalmente le digo que, ciertamente, yo no soy "Rocío" (¡qué memoria prodigiosa tengo, eh!), pero que el relato está bien, aunque todavía no tiene final.
Después seguimos hablando un rato de escribir, de palabras, de nosotros... Tan solo una hora más tarde suena de nuevo el teléfono y me sorprende con un "mira el correo, te he mandado la letra de una canción. Ella sí eres tú. Te la regalo".

¡Qué listo es Bill! Ante mis ojos una letra absolutamente descerebrada que bebe de términos que han ido saliendo en nuestras conversaciones (¡qué memoria prodigiosa tienes para acordarte de las chorradas que se nos ocurren!). La leo una vez, me descojono. Otra vez, me descojono. Me parece absolutamente musicable y decido mandársela a mis coblogueras que admiten que es buena, muy buena.

Y voilà: 
Néctar

Me miraste en la multitud
Estaba cerca, muy atenta
A tu voz que humeaba
Sobre el escenario
Como a cámara lenta...
Tu voz denunciante,
Tu mirada traspasaba
Mi ropa se calaba

Néctar a borbotones
En mis bragas virginales,
Néctar a borbotones

Terminó el concierto,
sudada y calada,
bebiendo cerveza
de trago en la barra.
Tu mano en mi espalda...
Tu voz me traspasaba,
Mi ropa se calaba,
Y tu mirada... ¡ay!, ¡ay!

Néctar a borbotones
En mis bragas virginales
Néctar a borbotones

 Los muelles crujían
Tus gemidos, los míos,
Qué dirán, qué dirán,
¡Qué digan los vecinos!
Mi espalda curvada...
Y yo, calada, calada,
(Botaba, botaba)
Sin mis bragas virginales

Néctar a borbotones,
Néctar, néctar, néctar,
Néctar a borbotones,
Néctar, néctar, néctar

Desde nuestro másqueperrismo más profundo creemos que hay que darle vida, sí o sí. Y aquí es donde entra en juego nuestro querido Sr. Pérez, que raudo y veloz nos dice "SÍ, mandadme la letra y veo que puedo hacer".
Y pasados unos meses de trabajo en equipo, y un excelente curro de músico poli instrumental, aquí tenemos la pieza. A nosotras nos encanta y ya está integrada como himno másqueperruno.



Huerga decir que en todo este proceso ningún animal ha sufrido daños y que tengo el beneplácito de los autores para que se publique.

Dos anécdotas simpáticas:
- Con unas cuantas copas y mucha música de fondo (en pleno Primavera Sound), Mr. Pérez nos confesó que la voz la grabó en medio de un polígono industrial con un micro de ordenador encima el capó del coche y saludando a los camioneros que por allí pasaban. ¡Extravagancias de artista!
- Para poder hacer pública la canción había que hacer un vídeo y colgarlo en youtube. Con unos cuantos chupitos, Mrs. Sinco y servidora, conseguimos hacerlo (si no llega a ser por ella... esto no se hace, que lerda soy con la informática, diossss). Buscando imágenes encontramos la desternillante foto que ilustra el post...no tengo palabras.

¡¡¡MUCHAS GRACIAS AMIGOS!!!

miércoles, 18 de junio de 2014

Escenas del suburbano

Se abren las puertas del metro y me espero a una distancia prudencial para que puedan salir los que allí se apean. 
Los gordos tendrían que estar prohibidos, cojones. 
Al poner los pies dentro del vagón oigo a un hombre que vocifera soflamas contra la gordura. Le miro y me entra un ataque de risa para adentro. La imagen es buenísima. Un viejete menudo, mellado, con el pelo alborotado, aprisionado entre dos walkirias que consumen más espacio de los asientos que el deseado por el diseñador de los mismos.

Los gordos tendrían que quedarse en casa, o no viajar en metro... que molestan, cojones.
Silencio sepulcral. Cojones si tiene, porque le podrían aplastar con el dedo meñique. La más joven de las gordas le mira asqueada y le comenta que, quizás, a él le falten unos cuantos platos de sopa. Empiezan a escucharse comentarios, risas, y todas las miradas se concentran en esa fila de cuatro asientos generando incomodidad en sus ocupantes.
El tirillas quejica hace ver que nada de eso va con él, mira distraídamente a una chica jovencita de shorts minúsculos que no tiene ni un ápice de grasa. Luego intenta poner espacio, a codazos, entre las lorzas invasoras y él. La joven le increpa y le dice algo parecido a que no la provoque porque no tiene ni media hostia.

No puedo dejar de mirar la escena. Pienso que si yo fuese una de ellas me habría levantado para no escucharle, o quizás no. Conociéndome lo más probable es que le hubiese insultado. Pero miro a ese hombre tamaño figurita del belén y me entra una enorme ternura. Ahí pareciendo todavía más pequeño, mascullando y comportándose como un viejo verde al que no le gustan las mujeres robustas. Imagino una vida al lado de una mujer que le doblaba en todo, en estatura, talla...imagino que quiere desquitarse. Pero el hombre lleva razón en algo: los asientos de los sitios públicos no están pensados para tallas grandes. Lo ideal es cuando coinciden pequeños y tallas medianas y los culos no rebosan de su espacio. 

Estoy ensimismada con las tallas de los culos de todos los que me rodean y la mayoría estaríamos por encima cuando veo que se levanta la más mayor que ni le ha dirigido la mirada a pesar de los improperios que le ha dedicado. El hombre trata de hacer la maniobra de escurrirse hacia ese asiento pero...
Encima la tía lo deja todo sudado, coño! Asco de gorda.
Decide no ocupar ese asiento. El metro aún no ha llegado a la estación y la mujer se planta delante suyo para  ¡¡¡escupirle!!! Patadas. Gorda asquerosa. Manotazos. Vieja pelleja. Más patadas. ¡¡¡Que se mueran los gordos, por favor!!!
La imagen es dantesca. Pero nadie dice nada. La mujer baja encendida de rabia, los ánimos se tranquilizan y alguien le alcanza un kleenex para limpiarse el escupitajo de la frente.

Sube un adolescente, ajeno a todo lo ocurrido, y se sienta al lado del viejo. Como muchos de los jóvenes (que han crecido que no veas) lo hace con las piernas abiertas y obtruyendo el pasillo con unos pies más grandes que los del Yeti.
Los niñatos no tienen educación, un par de bofetadas a tiempo, eso es lo que les falta.

Ya no puedo más y empiezo a reírme a carcajadas. Menudo cabrón el viejo enano. Cómo le va la marcha.
Bajo y antes de que se cierren las puertas veo al chiquillo mandándole a la mierda. 
Y pensar que iba a volver a casa a por el iPod...


miércoles, 11 de junio de 2014

DISPARATES marca de la casa

Hace ya muchos días tenía previsto escribir algo que empezara tal que así: "Estoy nerviosa. Dentro de un par de horas podré hacer un cara a cara con alguien con quien llevo más de un año y medio de azarosas conversaciones...". Pero no pude. Fui poseída por las Candy chuches maléficas y las tropecientas mil vidas que tenía ahí en el sobrecito, así que no me apetecía perder esa oportunidad y tuve que escoger entre escribir o ducharme.

Cuando conoces tanto a alguien sin haberle visto la cara (en directo), ni saber a qué huele, ni si es de los que escupen cuando hablan, o si es daltónico y será el payaso de micolor... pues te entra una especie de pereza a romper eso. Llega un momento en que ese alto conocimiento del desconocido ya te parece bien. Pero la intriga está ahí, así que hay que aprovechar esa ventana interestelar para acortar distancias.

Todo lo que rodea a la historia que me une a esa persona es un absoluto disparate. Porque unida a él, lo que se dice unida, tampoco es que lo esté... o sí, o puede que nos queramos pero que no seamos capaces de soportarnos. A grandes trazos el titular de lo acontecido sería: "Se conocen en una web de adúlteros y acaba siendo el gestor del negocio familiar". Del inicio al final del titular han pasado unos 20 meses, arriba o abajo, con intermitencias, exabruptos, deserciones, vueltas a empezar... y por fin llegó el día de mirarnos a los ojos y flipar con la situación a la que hemos llegado.

Hay personas que tienen la capacidad, o la inteligencia, de reconducir relaciones, de cambiar una coma por un punto y darle otro sentido al texto. Yo la tengo, y parece ser que él, que me parecía tan banal, estúpido y frívolo, también.
Ahora bien, si yo hubiese estado en su lugar en muchas de las ocasiones, jamás habría vuelto a dirigirme la palabra. Una vez visto el repertorio de su imbecilidad me mostré implacable. Le he echado de mi vida no sé cuántas veces, todas ellas con una explicación (que me ha sido demandada) sin ningún atisbo de piedad. Pasados unos días, y supongo que intentando digerir una dosis de sinceridad desnuda, siempre ha pedido estar ahí. Y ahora está, y mucho.

¿Qué quién es Leo? 

Un tarambana inmaduro que un buen día decidió que yo debía ser una loca madura que le iba a chupar la polla como nadie lo habría hecho. Que le invadió el miedo cuando se dio cuenta que prefería quedarse con la persona antes que con la mamada, y su comportamiento fue absurdo y empezó a tomarme el pelo porque no sabía salir de ese entuerto. Y pasados unos muchos reproches, otros tantos insultos, dejé de verle como un imbécil para que ocupara un espacio de ternura en mi vida.

Es mi amigo. Quien me cuenta sus miserias y también sus triunfos (ojo, que de superación sabe más que cien personas juntas, el tío es iron man), quien comparte conmigo sus lecturas favoritas, quien me pide consejo cuando se siente confundido, quien me dedica a menudo unas horas de conversación y se preocupa si me nota triste, o quien comparte mi sentido del humor para reírnos juntos.

Sin habernos visto nunca un día me pidió que le ayudará a redactar algo para la boda de su hermana pequeña, le habían nombrado padrino y no quería hacer un versito ñoño. "Ayúdame a escribir algo cañero y emotivo", esas fueron sus palabras. La idea me divirtió mucho, así que le pedí que me contara cosas de su relación, no de la novia, sino de aquellas cosas que les unían y desunían. Nos quedó un texto divertido, sin ápice de mordacidad, cariñoso y sobretodo personal. Yo solo me limité a escribir las palabras que él no encontraba. 
En ese momento supe que yo había incorporado a mi vida a una persona que me daría mucho más que yo a él. Y así ha sido.

Verle entrar. Sonreír. Reírnos a carcajadas. Mirarnos. Darnos unas collejas y fundirnos en un abrazo. Notar que besa de verdad, no soltando los besos al aire. Cogerle la cara con mis manos y darle las gracias por haber ayudado a mi hermana desinteresadamente... y llamarle Capullo después.

Sé perfectamente que las casas jamás se empiezan por el tejado. Fui una gran constructora de Lego en mi infancia y siempre que lo intenté no pude sostenerlo. Pero por extrañas circunstancias, que desconozco, he conseguido algo sólido y que se tiene en pie a penas sin cimientos.


viernes, 6 de junio de 2014

Only lovers left alive (Jim Jarmusch)


Las historias de vampiros y "no muertos" siempre me han fascinado, bien sean escritas o filmadas.
Las películas de Jim Jarmusch, por lo general, suelen gustarme mucho, algunas incluso muchísimo. Soy devota jarmuschiana.

Historia vampírica + Jim Jarmusch = ¡¡me va a gustar!!

Y así ha sido.

Los vampiros del siglo XXI siguen siendo románticos, noctívagos, cultos y refinados, atormentadas almas eternas regidas por la supervivencia instintiva.

"Only lovers left alive" quizás no aporta nada nuevo al intríngulis vampírico, pero las formas de Jarmusch me atraparon durante dos horas cortísimas que me supieron a muy poco.

Música, más música, poesía, amor, camaradería,  literatura, arte, complicidad, pasión y fagocitosis.

¿A qué dedicaríais el tiempo si tuvierais por delante toda la eternidad? Eve y Adam, los protagonistas de esta historia, lo dedican a AMAR. A amar la música, la literatura, el amor y la pasión, la no-vida intensa e intrínseca.

Aunque siempre he pensado que lo efímero de la vida es precisamente lo que la hace emocionante, después de ver "Only lovers left alive" me estoy replanteando esta premisa, consciente de que no tendré tiempo vital para aprender todo cuanto me gustaría saber ni para amar todo cuanto me gustaría amar. Ni a todos cuantos quisiera dar amor.

La película empieza con la imagen de un single girando en un tocadiscos mientras la música nos sumerge y termina con la explicación de una teoría  de Einstein que, curiosamente, ya posteé en su día en este, nuestro cutreblog, divagando sobre el amor en la lejanía.

Aquella que explica el curioso fenómeno de la acción fantasmal a distancia. Tan bella, tan imposible de creer y cierta a su vez:

La acción fantasmal a distancia o entrelazamiento cuántico, ocurre cuando un par o grupo de partículas se entrelazan de tal forma que el comportamiento de una, determina el comportamiento de la otra, por ejemplo, si en un par de partículas entrelazadas una cambia, lo otra también lo hace de forma simultánea y sin importar que la distancia a la que se encuentren sea de unos pocos metros ¡o de varias galaxias!.

Sólo los amantes sobreviviremos.




miércoles, 4 de junio de 2014

Welcome to the pleasurd.... va a ser que no (Contigo no, bicho: el concepto)

Después de un largo tiempo en internet, me veo en la obligación altruista de hacer notar a cierto sector masculino lo absurdo de su comportamiento en temas de ligoteo virtual. Y desde esta ventana abierta que la red me ofrece y en la que caéis varios (los caminos del Señor son inescrutables, vosotros buscáis “tías a las que les gusta follar” y San Google os deriva aquí, ¡¡a saber porqué!!), quiero daros un par de cariñosas collejas. Mi dilatada experiencia en este ámbito me otorga, por lo menos, una opinión contrastada hacia lo efectivo/no efectivo de algunas actitudes. Podeis hacerme caso o no, mi ánimo no es sentar cátedra, sino hablar de casos vividos en primera persona (o a lo sumo, en segunda másqueperra). Y oyes, igual no os ayudo, pero seamos francos: peor, no os va a ir.

Vayamos por partes, que así me ordeno. Y que conste que estoy hablando siempre según MI opinión.

Las webs de contactos:

Hay varias y diversas, algunas más explícitas, otras más opacas, algunas que ofrecen rollo y otras matrimonio por la iglesia, pero en definitiva, la clave del éxito siempre reside en tener un perfil atractivo. Y con eso quiero decir, que nos guste a NOSOTRAS, no a vuestro grupo de amigotes/madres/amigas sin rollo:

Ejemplos de nicks (reales) que dan grimilla:
Tristonman, ojoslindos, barrufet (traducción catalana de pitufo), sexyman69, madurointeligente, chochitopami, eroxxxx, tengoalgoparati, tonificante (en serio, nene?), pequeñajo, sombradegrey (juajuajua) ... y un largo etc. Debeis saber que vuestro nick es vuestra carta de presentación. ¿De verdad creéis que algo como "vasavolarnena" o "sensiblito" dan ganas de mirar detrás? ¿estamos locos? ... Es un rechazar directamente y sin contemplaciones.

Ejemplos de fotos de perfil que dan más grimilla si cabe:
- Camisas abiertas enseñando pecholobo (que una cosa es que nos guste el pelo en el torso masculino y otra muy distinta es el chonismo en su máximo esplendor). Y si tienes pechopalomo, ya la cosa es que no tiene ni nombre. Muy reseñable también el bañador tobillero/bañador mini/tanga + gafas macarra en la playa. O la también manida versión vestida, que sería pose patiabierta marcando paquete. 

- Otro estilo sería el contrario. Fotos aprovechadas del DNI. Fotos de grupo en el que el interfecto ha topeado la cara de todo el mundo menos la suya. Fotos de la mili hace 20 años. ¡¡Fotos de familia con niños en brazos!!. Pero vamos a ver, alma de cántaro, ¿tanto cuesta hacerse una foto con el teléfono? ¿tienes que colgar fotos aprovechadas de álbums familiares?. Tu iniciativa deja muchísimo que desear y eso es muy poco erótico, te lo digo.

- Sujeto a 20 km de distancia del objetivo en el Taj Mahal/Sta. Sofía/Ruinas de Angkor/gasolinera de Sta Maria de Palautordera/wherever. Si tus fotos personales -todas- son de lejos=algo no funciona en tu "cerca". 

- Fotos de pollas. A lo loco. Sí, sí, pollas en ristre como si no hubiera un mañana. Habrá quien pique, no es mi caso. A mi un falo sin una cara que lo acompañe no me dice nada, por soberbio que sea. ¡Lo peor fue uno que colgó fotos del nanopene en reposo! Después del ataque de risa, me dieron ganas de enviarle un mail manifestándole mi más sentido pésame (y si no lo hice fue porque quedó patente que el hombre estaba orgulloso de su micromachine, lo cual no deja de ser un punto a su favor).

Y ya, el summum. La grima hecha palabra. La descripción personal.
Aquí voy a extenderme un poco, porque la cosa tiene miga.

INCISO: Toda mujer -o casi toda- tiene una mona dentro, el otro día lo hablaba con la amiga Sincopada y estuvo de acuerdo conmigo. Me explicaré: ¿qué pedían nuestras ancestras prehistóricas de un macho? que fueran fuertes, valientes, que cazaran bisontes para alimentarlas, que las protegieran a ellas y a sus proles y atención: que las fecundaran. Salvajemente. La versión prehistórica del empotrador actual. Es algo ancestral -salvando las distancias- pero digamos que si destilas hombría tienes bastantes posibilidades de dispararle las hormonas a nuestra mona interior. Y normalmente no podemos hacer nada al respecto, la mona manda. Si encima ya nos disparas el intelecto ... bingo. FIN DEL INCISO 

Esta sencilla premisa se da de bofetadas con textos como "soy un chico sencillo que busca chica para entablar amistad". Los chicos sencillos, tímidos y balbuceantes serían el "paluego" entre los dientes del macho alfa, coño. Pensadlo. Es una lástima que hayais pensado un nick que no provoque arcadas, que vuestra foto no nos disguste y que en la tercera pantalla echeis esos dos logros por tierra porque nos topamos con cosas como: 

- "No sé describirme, conóceme". ¿Y para qué? Si no puedes escribir ni dos líneas que me informen/seduzcan mínimamente, ¿tengo que adivinar que ahí puede haber algo más? ... 
- "Carpe Diem". Estupendo, solamente eres unos de los 100 millones de personas que tienen esa misma descripción en su perfil. 
- "Acabo de salir de una relación y busco a alguien con quien salir los fines de semana". Uf, ¿dónde está la salida? ¡¡¡¡cooooooorre Forreeeeest!!!!
- "Soy un chico divertido que ...". Paso. Ya no leo más. Qué alguien de 43 tacos se describa, de entrada como chico, y segundo como divertido ... me da una pereza total. Me imagino al típico payasete al que todo el mundo le ríe las gracias menos yo.
- "Soy un poquito catalán, aunque solamente llevo dos añitos aquí. ¿Te tomas una cervecita o un whiskito conmigo, en alguna terracita frente al mar?". Bien, 5 diminutivos en dos líneas DAN MUCHA GRIMA. Eres de los que les llaman "coñito" al coño y "tetitas" a las tetas. Siguiente.
- "Kiero konocer a gente kon inkietudes". Juro que es cierto.

Podría alargarme ad infinitum. Mi consejo: despertad un poquito a la mona, siempre con elegancia. Os funcionará mejor.

Las citas:

Bien. Pongamos que tanto vosotros como nosotras hemos pasado a la segunda base. Hemos coincidido, chateado, nos hemos caído medio bien y por fin decidimos quedar para tomarnos algo y conocernos en persona. Voy a relataros porqué -al menos en algunos casos- la cosa no pasó de una cerveza apresurada y un nunca mais mental y en algunos casos verbal.

- Me has mandado una foto muy antigua, apareces y resulta que tienes por lo menos 15 años más de los que aseguras tener/ en la foto TIENES PELO y ahora no es que se te vea el cartón, no, es que tienes menos pelo en la cabeza que en la planta de los pies/ pesas 40 kg más de los que dice en tu ficha. No mientas. Es posible que si hubieras sido sincero hubiera quedado contigo igualmente, pero la estafa es fea. 

- Agua y jabón. Si no has pasado por la ducha es que te merezco muy poco respeto. Podríamos hacerlo extensivo a la pasta de dientes. A cascarla.

- Tu vida real no tiene nada que ver con la virtual. Una vez quedé con un tipo que esperó a tenerme enfrente para confesarme que era PASTOR EVANGELISTA EN ACTIVO. Creo que eso es lo suficientemente importante como para dejar caer ese detalle mucho antes. Aunque me despaché a gusto, no creo que le quedaran ganas de volver a secuestrar el tiempo de nadie.

- Apareces a la cita con prisas porque después tienes otras dos, y no te importa en absoluto decírmelo mientras resoplas y miras el reloj. No te preocupes, no vas a llegar tarde, porque esto ni va a empezar, que tengas suerte con las otras incautas. 

- Ésta me pasó hace poco: quedé con un tipo que tenía un hijo de 19 meses, hasta ahí, ningún problema, yo también soy madre. Lo fuerte es que ¡apareció a la cita con el niño y sus padres, que tenían que cuidarlo, mientras él y yo se supone que nos tomábamos algo!. Surrealista del todo, intentar entablar conversación con alguien, mientras los abuelos están en la mesa de al lado observándote de reojillo y el bebé gritando -obviamente- porque no entendía porqué su papá no le estaba haciendo caso. Jodeeeer, no hagais pasar a nadie por situaciones TAN violentas.

- Tu verborrea tarda exactamente 20 minutos en marearme y darme ganas de vomitar. Si no sabes escuchar y además tu soliloquio no aporta absolutamente nada más que masturbarte con el sonido de tu propia voz, coño, sé consciente de ello, NO des la matraca. Y no quedes con nadie para tomar nada, cítala directamente en un hotel y ve al grano. Si es que sabes. (Sí, ya lo sé, ahí ha habido bilis subyacente. Pero es queeeeee ... uf. El personaje era odioso).

- Otra: quedo con un muchacho que por chat era simpatiquísimo. Cuando le veo pienso "mira, no está mal", empezamos a hablar. Y me tiene exactamente 45 minutos escuchando las virtudes de la dieta vegana, con perlas como: "desde que no como proteína animal, los pies y las heces me huelen mucho menos", "y el sudor tampoco, ahora solamente cambio las sábanas una vez cada mes y medio", "no uso jabón ni desodorante, la piel se autorregula sola". Tío, no soy tu madre, ni tu enfermera, ni tu amiga yogui. Soy una tía que acabas de conocer y con la que se supone que quieres jincar, ¿crees que esa información era necesaria? ¿en serio?. Me imaginé en esa cama con sábanas sucias y llenas de pelos de tu perra (porque también me dijiste que la perra dormía DENTRO de tu cama) y oliendo tu alerón sin disfrazar, y me entraron ganas de invadir Polonia. Claramente, no soy tu target.

- Has omitido deliberadamente el hecho de que tienes edad para ser mi hijo. A tí, veinteañero camuflado, te ponen las cuarentonas (esto da para un post aparte) pero cariño, a mi lo que me provocas son ganas de hacerte un colacao. Vete por donde has venido, antes de que te dé una zurra. Lo que decíamos de la mona hace un rato, vaya.

Podría seguir, porque tengo ejemplos para escribir una novela, pero creo que como muestra, un botón. Dejaremos algo para una segunda parte. 

Quedo a vuestra disposición para ampliar lo que gustéis. Suerte con lo vuestro.



miércoles, 21 de mayo de 2014

Bajando al Sótano ( Down to the basement y todo lo que los RAMONES me han dado en esta vida)

En vez de un post yo podría dedicarle un blog entero a los RAMONES. Su música, sus vidas, sus anécdotas, unidas a mi identidad y trayectoria, no tendrían fin ni parangón en el mundo entero. Como ya he repetido hasta la saciedad soy RAMONIANA 100%.

Por las tardes, en Radio3, de siete a ocho y siempre que puedo, me deleito con el programa "El Sótano", dedicado a la música punk/rock/garajera, podría decir que la que más me gusta.

Ayer me dio un subidón de los de órdago con el programa dedicado a ellos, que arrancó con "A real cool time", una canción que siempre me ha puesto de muy buen humor.
Bueno, en realidad cualquier canción de los RAMONES me pega un chute de adrenalina directo al corazón y a las entrañas, y ayer me di cuenta de que, una tras otra, me sabía las letras de todas las que pinchó para celebrar el que habría sido hace dos días el 63 cumpleaños de Joey Ramone. Cada año para esa fecha se marca un sentido homenaje.

RAMONES  me han acompañado desde mi tierna juventud, desde que con 14 años me compré su primer vinilo en una tienda de discos de segunda mano de Barcelona (el de la foto), una joya que pese a sonar trallera y sucia para mí siempre ha sido insuperable.

RAMONES son muy grandes en su aparente sencillez, una banda para románticos punkrockers, o para cualquiera que ame la música, porque su legado es infinito y la influencia que tuvieron y tienen en cientos de músicos es del todo innegable. Aunque a algunos les suenen machacones no habrá nadie como ellos jamás. En lo simple suele estar la grandeza.

Yo quería ser Sheena, ser Suzy (bueno, eso ya soy),  y Ramona y Judy y Jackie, quería llevar los pelos largos y ser la novia de Joey. Con 16 me enamoró locamente un chico adorador de RAMONES que pasaba conmigo todas las tardes de los viernes en la habitación de mi casa, escuchando juntos una y otra vez sus discos y tocando para mí su guitarra eléctrica. Nunca he vuelto a sentir tanta pasión como con aquél chico y cuando años después me localizó y vino a verme al pueblo volvimos a ponernos todos aquellos discos, con los ojos brillantes de emoción y el amor a flor de  piel. Los dos sabíamos que lo nuestro siempre había sido un trío, y no porque yo en aquella época remota tuviera otro novio, ni otra pareja cuando vino de visita,  sino porque éramos él, yo y los RAMONES

Años más tarde he tenido la inmensa suerte de conocer a otro adorador de RAMONES, un gran AMIGO con mayúsculas con el que, algunas veces, escucho y debato sus canciones, o las canturreamos cuando vamos borrachos deambulando por las calles. Nos profesamos un enorme cariño que, como dice él es "totalmente recíproco". A menudo hemos afirmado que "los RAMONES unen mucho" y justamente esta mañana hablábamos excitados del próximo concierto al que iremos juntos: un tributo a Sex Pistols, Misfits y Ramones en la Sala La Nota que parece expresamente ideado para nosotros dos. Ahí estaremos. (Bueno, antes pasaremos por el Auditori a disfrutar del "Réquiem" de Mozart, pero esa es otra historia...eclécticos y "spasticus autisticus" que somos, y él, encima, un heavyrulo de mucho cuidao).

RAMONES me han dado y me darán tantos momentos de placer y felicidad en la vida que nunca podré estar suficientemente agradecida. Echo de menos disfrutarles en directo, pero confío ilusionada que el próximo 27 de junio será como revivir aquellas veces que tuve la suerte de verles y oírles.

Por no hablar de la emoción que me embargó en Berlín al pisar el Museo Ramones, muchísima más que frente al Muro o el memorial al Holocausto...los tejanos raídos de Joey, las baquetas de Marky, y las lágrimas luchando por brotar de mis ojos (quizás lloré y todo, alguna de las Másqueperras se encargará de dejarme en pelotas).

Me es imposible escoger una sola canción suya, así que le dedico ésta al programa de Radio3 "El Sótano" y a todos/as los punkrockers adoradores de RAMONES, en especial a mi amigo J., porque los RAMONES unen mucho y porque él sabe la suerte que hemos tenido de que nuestras vidas se cruzaran (nen, aquesta només per a tú... because I'm just a girl who likes to rock'n'roll, who likes to get drunk, who likes to dress punk...get my kicks and live'up my life!!!)

(Para los que tengáis ganas de escuchar el programa de ayer:  http://www.rtve.es/alacarta/audios/el-sotano/sotano-especial-anual-ramones-20-05-14/2573119/ )


martes, 20 de mayo de 2014

amapolas



el error más grave fue creer que podríamos cultivar amapolas cuando de sobra sabíamos que son silvestres y caprichosas, que no obedecen a deseos ajenos, sino a impulsos más profundos y propios, surgidos de lo más hondo de la tierra, mezclados con piedras y agua, despuntadas en busca de una luz que será aniquiladora
y el error sigue siendo hoy el mismo, seguir pensando que después de una primavera sigue un verano y que todas las amapolas son iguales y nacen y mueren y viven por la misma causa, cuando en realidad nada es previsible y todo parece al contrario en orden, un orden aparente que es un caos formado por las desmotivaciones y las desilusiones de todos y cada uno de nuestros deseos de cultivar flores silvestres muy a pesar de ser eso mismo: silvestres

me gustan las amapolas y el campo ahora está lleno de ellas

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails