viernes, 25 de marzo de 2016

BARES... ¡QUÉ LUGARES!

En febrero del año pasado dije "bye-bye, hasta otro ratito" y dejé el curro. Con la generosidad que me caracteriza les di un mes para que encontraran sustituto/a y poder traspasar el trabajo. Así que a 31 de marzo de 2015 crucé por última vez la puerta de esa oficina para no volver nunca más.
He olvidado, borrado o aniquilado de mi mente todo lo que podía tener relación con esos 12 años de mi vida: no recuerdo los teléfonos, ninguna contraseña, ni me interesa lo más mínimo todo lo que pueda referirse a investigación sanitaria.

Un año más tarde de haber cerrado ese capítulo de mi vida y tres meses después de haber abierto el bar por el que di el paso de abandonar ese puesto de trabajo que me agriaba el carácter, recibí por sorpresa la visita de algunos de mis ex-compañeros que vinieron a comer. Apenas pude sentarme con ellos pero me contaron algunas cosas de ese pasado reciente que me parece tan lejano y tuve que admitir que no echaba de menos nada de lo que había dejado atrás.

Hoy estoy endeudada hasta las cejas, trabajo 90 horas semanales de lunes a domingo (sea festivo o no, llueva, nieve o caiga un meteorito), no tengo sueldo, me estoy dejando la salud en ello, pero qué coño...¡¡¡SOY FELIZ!!!.


He conseguido montar un bar bonito, acogedor, luminoso, en el que la gente viene a leer, trabajar, hablar, a meterse entre pecho y espalda esos maravillosos bocatas de pan de cereales con jamón ibérico o los increíbles e inolvidables cruasanes de chocolate que ya han generado una tramenda adicción entre los que los han probado.
Y lo más importante: por fin ejerzo de socióloga. Ser mesonera debería ser la salida profesional de cualquier estudiante de sociología. La universidades tendrían que establecer convenios con los bares para hacer las prácticas de la carrera, de hecho estoy meditando hablar con los antiguos compañeros del departamento de la facultard para proponérselo (y no es broma).

Vivo y trabajo en un barrio que es un pequeño pueblo dentro de la ciudad, en el que todos nos conocemos por nuestros nombres de pila, una especie de oasis en el que los que han nacido y crecido aquí no quieren marcharse cuando se independizan. Un lugar donde puedes ver a la gente pasear al perro a las 7 de la mañana en pijama y zapatillas, un lugar en el que los borrachos son convencinos, en el que los inmigrantes de nueva hornada abren negocios y se integran sin problemas...todo a ocho paradas de metro del centro y a cambio te despiertan los pájaros. No está mal.

Solo hay dos tipos de clientes que rompen esta especie de comunidad amish. Por un lado, y por motivos que desconozco, atiendo a menudo a personas que vienen de un tanatorio cercano pero que no les queda de paso. Muchos llegan apesadumbrados pero en varias ocasiones han acabado montando una fiesta en honor al finado/a con brindis al sol.
El otro colectivo lo componen los pacientes de un centro de día y hospital de salud mental. En el elenco hay los deprimidos (que dan una pena infinita) con la mirada perdida y que casi nunca consumen lo que han pedido, algún que otro esquizofrénico (difíciles de trato y a punto de liarla siempre) y, mis preferidos, los maníacos compulsivos que no soportan que el azúcar esté a la izquierda o que la silla de enfrente esté descentrada.

Así que esta es mi nueva vida, la que me impide estar despierta para escribir pero que me da infinitas historias para contar.
Volveré por aquí.
Lo prometo.



27 comentarios:

  1. Esperamos tus historias kitty. Por cierto, la foto es preciosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré plasmar algunas porque realmente merecen la pena. La foto es bonita porque el sitio lo es.
      Gracias por pasarte por aquí!!!

      Eliminar
  2. Oh, admito que he hechado a perder el hábito de repasar, ojear y comentar blogs (si no tengo tiempo ni para el mio). Y me encanta acercarme y descubrir estas pequeñas historias anónimas o no tanto, que solo vosotras sabéis contar.
    Abrrrrrazo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que encontrar momentos para escribir, un bar es una gran cantera de historias.Yo también admito que no leo nada, y lo echo de menos.
      Otro abrazo grande para ti.

      Eliminar
  3. Me alegro mucho, Kitty, y que te dure que te lo mereces. Quién sabe si algún día no me tendrás por allí. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabrónidas, no te metas en negocios, yo soy feliz porque en el fondo debo ser masoca o algo raro. Solo tienes que silbar y te doy la dirección, encantada estaré de compartir unas birritas (ya las tiro como una profesional)

      Eliminar
  4. Yo también tengo un negocio y sé muy bien de lo que hablas. Es durísimo pero todo antes que trabajar para alguien, después de ser autónoma no creo que pudiera ya.
    BEsos y muchísima suerte, es un local precioso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que yo no estoy segura de querer esto todo lo que me queda de vida laboral, pero me gustaría poder tirarlo adelante de la mejor manera posible. Ahora valoro mucho más lo que significaba ser asalariada... ya se verá donde me lleva la vida. Gracias por el apoyo!!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Es la vida misma! Bueno, es parte de la mía.

      Eliminar
  6. El nidito ha quedado preciosísimo y se bebe y come muy bien. Yo lo que quiero es que te vaya taaaan bien que puedas tener franquicias y empleados/as (yo, por ejemplo) y sobretodo días libres para irnos a farreaaaar!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooooooooooo franquicias nooooooooooooooo!!!!! Yo te empleo cuando quieras, de hecho ya has pasado la prueba con gran nota, pero me temo que a ya te gusta lo que haces... Sosí, tengo que conseguir poder tener días libres para farrear o para nadear y compartirlo con vosotras. Os echo tanto de menos!!!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Eres una valiente: autónoma y en hostelería. Con un par !!!!. ...cerca de sancho avila ?, yo quiero bokta pernil del bó!!!!!

    sul

    ResponderEliminar
  9. Pues claro que sí, olé tus huevos!!!
    Felicidades por haber emprendido tus sueños y tirarlos hacia adelante, el pasado queda atrás y seguro que acabas consiguiendo aquello que buscabas sin mayores problemas, lo primordial es levanatrse cada mañana con una sonrisa de oreja a oreja
    Sobre el tema de psicología, te puedo asegurar que estás en lo cierto, mis padres tenían un bar en un mercado y hasta su jubilación me pasé más de 20años ayudando en el negocio, y es la mejor escuela posible para conocer a la gente
    Si te animas un día de estos a dar la dirección(por lo que entendí una vez creo que no me pilla lejos de casa) te aseguro que tienes un cliente fijo y te monto una ruta de peregrinación al local para todos los mendas que conozca
    Un abrazo y adelante!!!

    ResponderEliminar
  10. El relato genial (vaya clientela, tú! Jajaj) y el bar precioso. Pero lo mejor ha sido que digas que volverás. Lo has prometido! Esperamos muchos muchos relatos más.:-)
    Si te animas y nos das la dirección, tienes la visita asegurada.
    Kisses

    ResponderEliminar
  11. Yo también tengo un bar (también con libros para los clientes) y te tengo que decir que los borrachos no se pueden ni mentar. ¡Vaya plaga!. Y además, los de la vomitona o los que se meten con el resto de la clientela, ya suelen venir "cargados" de la competencia....

    ResponderEliminar
  12. Ser feliz es importante.
    Me alegra que pudieras dejar aquello que no te llenaba. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Genial entrada y genial vistazo atrás, lo importante es que el cambio fue a mejor para hacer lo que te hace sentir bien. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Es un bello y tranquilo lugar, doy fe.

    G

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno tu blog encontrado a través de un comentario tuyo al blog "Historia del coño" Donde yo resido no encuentros chorvas tan cachondas como tú. Pena de que vivamos tan lejos...

    ResponderEliminar
  16. Ah, y gatos acostaos, con lo a mí me gustan, aquí son especie felina extinguida

    ResponderEliminar
  17. Masqueperris! Se os echa de menos!! Una entradita, please!
    Ainsss, mira que sois castigadoras....

    ResponderEliminar
  18. Me alegra que hsyas podido rehacer tu vida laboralmente de forma satisfactoria.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Y enhorabuena por ser feliz!!.
    Me alegro!

    ResponderEliminar
  20. Me gusta mucho vuestro blog, recién descubierto. Saludos desde Bilbao.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails