jueves, 11 de agosto de 2016

Ya ves...



Un día pienso que me gusta ese tipo desgarbado de pelo rizado.
Un día me entero que esas dos niñas tan simpáticas son sus hijas.
Un día me cuentan que su mujer es una argentina antipática y altiva.

Nos caemos bien y me cuenta que es fisioterapeuta. Pienso que ese hombre tiene que estar de algún modo en mi vida y lo focalizo por el lado profesional. Siempre viene bien tener un fisio de cabecera.
Sus hijas provocan, sin quererlo, un acercamiento entre nosotros. Las trae al bar porque les gusta venir a merendar y aprovecha para charlar conmigo.
Poco a poco voy conociendo a la argentina y deja de parecerme antipática, es simplemente argentina, de verborrea inacabable con un ego muy henchido.

Las niñas pasan todas las mañanas por delante del bar para ir al cole. Normalmente las lleva su padre y siempre se escabullen para entrar y darme un achuchón o contarme que se van de excursión o que ese día tienen piscina. Entre la pequeña y yo hay algo inexplicable, nos parecemos mucho y la complicidad hace que se muestre tan mala como es y eso me gusta. Su padre dice que cuando se juntan dos mujeres con el pelo rizado y la sonrisa torcida nada bueno puede pasar.
Los días que van con su madre no entran, me saludan con la mano desde la calle y veo como la pequeña intenta zafarse de la mano de su madre para escaparse y pedirme un "Cocolat muuuuuy frío", pero no lo consigue.

Llega el verano y terminan las clases y parece que la tierra se los haya tragado. Le pregunto al camarero si los ha visto últimamente y me dice que no, que posiblemente se hayan ido a Argentina con su madre. Pienso que cabe la posibilidad pero también sé que no tienen pasta. Una noche, mientras recojo la terraza, les veo pasar por la acera de enfrente y la mayor me saluda con la mano mientras la pequeña ni se inmuta. Cuando están cruzando para venir hacia mí veo que lleva chupete y eso me indica  que sus padres se han separado. Esa niña no lleva chupete desde hace mucho tiempo. Ya de cerca veo como la mayor tiene los ojos rojos y llorosos, se acerca y me abraza fuerte.

Nos miramos y me dice que ahora vive en el edificio de enfrente. Que se han separado y que han emprendido una batalla legal feroz. Está ojeroso y mucho más delgado. Me dice que pasará cuando esté solo y que ya me contará, que está de baja y muy jodido.

Un día pienso que me gusta ese tipo desgarbado de pelo rizado y de aspecto triste.
Un día me cuenta que su mujer lo quiere hundir.
Un día me entero que una argentina antipática ha prohibido a sus hijas acercarse a mí.
Un día leo el mail de una abogada que cita a una camarera como posible causa de los problemas...

...ya ves, y yo sin saberlo.







24 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tantas... y tendemos a complicarlo todo de un modo tan inexplicable!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Yo he visto cosas que no creeríais, rolletes casadas que se me ponen en llamas por que me voy de fin de semana , exnovias que querían matar a otras exnovias en las puertas de Sidekar... (sin que ninguna ellas fuese razón de que la otra sea una ex)

    Que los celos son muy malos, absurdos y se agarran a la mínima mierda para montar torbellinos emocionales. La Argentina se agarró a su clavo ardiendo, sea por el desgarbado o sea por que lo mismo sus hijas tienen más complicidad contigo que con ella.

    Que le den

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco los pasados y tampoco sé que ocurría en esa casa. No le he tocado ni un solo rizo ni él a mí.
      Lo malo es que algunas personas heridas en su afán de hacer daño y destruir al supuesto enemigo, disparan a ráfagas y ya tenemos daños colaterales.

      Eliminar
  4. Bufff...
    Y como me suena la historia...
    El mundo está lleno de seres y momentos inexplicables, lo único importante es que no perdamos nuestras capacidades como individuos ni lo importante a nuestro alrededor se desmorone
    Me suena la situación de el hombre que comentas, pero por suerte mis churumbeles parecen haber pasado mejor el mal trago, ese tema tendrá que solucionarlo con urgencia, ya que nadie debe pagar por nuestros errores y sin duda lo hará, y esa camarera de cabello rizado seguro que vuelve a sacarles una sonrisa a esas pekes y como todo camarero/a que se precie sabrá poner la oreja y escuchar detrás de su barracamilla
    Nos vemos pronto
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy! Creo que yo estoy metida en esto por error, así que no tengo mucho que solucionar ni vidas de nadie que remendar.
      Las locas de atar tendrían que ser esterilizadas antes de procrear...es la única solución posible a tanto desvarío.
      Aquí te espero!!! (en son de paz)

      Eliminar
  5. Cuando leí "La Argentina se agarró a su clavo ardiendo,..." no sé si comprendí bien lo que querías decir. Hay maremía cómo estaaaamoooosssss

    .... si no le han dado ya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asumir las derrotas lleva su tiempo. Hacerlo sin aspavientos y elegantemente parece ser que no es lo habitual.
      Al final será una separada más, de ella depende vivirlo con bilis, o no.

      Eliminar
  6. Viendo estas cosas, casa vez más me doy cuenta de que tengo un cielo de ex-marido. La rabia es algo muy tóxico, muy destructivo... Espero que la cosa no te toque porque sería muy fuerte. Petons cuqui!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es un buen hombre que no pretende destruir pasados ni personas.
      Seguramente en esa relación había mucha mierda y grandes dosis de resentimiento mezclado con renuncias que ahora pesan. Pero como le dije a él, no entiendo que 16 años en común y dos hijas se resuman en ese poco respeto y tanto odio.
      En fin... que yo vivo muy tranquila y no tengo miedo de salir perjudicada, me lo miro todo desde el otro lado de la barra.

      Eliminar
  7. Los retorcimientos emocionales de algunas personas resultan agujeros negros, demasiado densos no?. Hacer sufrir a las hijas lo dice todo. Un beso

    ResponderEliminar
  8. ...un día, ...un día,....

    Ya te vale, vas desmontando matrimonios de continentes diferentes a golpe de invitar a cacaolats, sonreir y ser buena persona: ya te vale, pérfida !!!!!. pobre argentina, ella tan templada y equilibrada y tú arrojando encantos desde detrás de la barra.

    sul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.revistasoychef.com/wp-content/uploads/flairtending.jpg

      Eliminar
    2. jajaja,....

      el cacaolat servido en coctelera es definitivo; pérfida, mala malosa !

      Eliminar
  9. De hacer ojitos a hacer ojazos hay mucho trecho....

    ResponderEliminar
  10. Hay veces en las que no se sabe aceptar derrotas y se busca culpables donde sea...
    ... hasta fastidiando la vida a terceras personas que ni pinchaban ni cortaban.

    Qué difícil es actuar con dignidad...

    ResponderEliminar
  11. A lo mejor el detonante de la separación fue un diario que encontró la argentina donde el desgarbado rizoso plasmaba por escrito sus fantasías de vivir con una mujer tan maravillosa como la camarera del bar de abajo. Tal vez se le iba más la olla y escribía cómo le encantaría acariciar su cuerpo y despertar con ella cada mañana. Que sería una madre perfecta para sus hijas y serían muy felices los cuatro juntos.

    Si yo hubiera leído eso me habría puesto como una energúmena, seguramente... jajajajaja!!!

    ResponderEliminar
  12. no se trata de maldad, si no fuésemos tan aliados de lo convencional podríamos arribar a distintos puentes; pero nos cuesta pensar la vida sin ocultarnos del poli-amor, del poli-placer, del poli-sufrimiento. Nos reencontramos constantemente con seres del pasado, somos hasta cierto punto confidentes de nosotros en lo más hondo, no todos volcamos nuestro mundo interno hacia afuera, no todos somos acting y ya. Y aprender a reprimirnos es el sacrificio que debemos hacer para adaptarnos a la formalidad de la vida social que nos enseñaron. Pero no hay deseo que no se remonte a otro, nuestras historias son sedimentos de una búsqueda antiquísima, lo que abrazamos, besamos, amamos, criticamos, odiamos, etc, nunca es tan nuevo como pensamos.

    ResponderEliminar
  13. Como diría el bueno de Alberto Garzón... "maldito heteropatriarcado..."

    Bueno, o no... no sé, is very difficult todo esto "yah tuh sabeh"

    ResponderEliminar
  14. sniffff
    que solitario se ve esto.
    Hay algiuen yuju yuju...
    bueno, paice que no
    me quedare pues sentao en un rincón
    sin hacer ruido
    hasta que vuelvan
    las propietarias de la casa.
    sniffff

    ResponderEliminar
  15. El mundo es una incògnita.
    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. El mundo es una incògnita.
    Buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Me gustó como lo contaste... Lo demás bueno, son mujeres no? Ja, sean argentinas o no...

    Los chicos son un amor en eso y demuestran todo con tanta naturalidad que abruma a veces...

    Saludos 🙋

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails