martes, 20 de mayo de 2014

amapolas



el error más grave fue creer que podríamos cultivar amapolas cuando de sobra sabíamos que son silvestres y caprichosas, que no obedecen a deseos ajenos, sino a impulsos más profundos y propios, surgidos de lo más hondo de la tierra, mezclados con piedras y agua, despuntadas en busca de una luz que será aniquiladora
y el error sigue siendo hoy el mismo, seguir pensando que después de una primavera sigue un verano y que todas las amapolas son iguales y nacen y mueren y viven por la misma causa, cuando en realidad nada es previsible y todo parece al contrario en orden, un orden aparente que es un caos formado por las desmotivaciones y las desilusiones de todos y cada uno de nuestros deseos de cultivar flores silvestres muy a pesar de ser eso mismo: silvestres

me gustan las amapolas y el campo ahora está lleno de ellas

14 comentarios:

  1. Tambien parece imposible domesticar gatos y algunos lo hemos conseguido. Sigue intentandolo.
    Por cierto, bonita foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh!! Discrepo del todo, si tu gato se ha dejado domesticar es que ha dejado de ser gato...¿no lo estarás confundiendo y es un perro?

      La foto mola, sí, el campo ahora está que se sale.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me chiflan las amapolas, silvestres y delicadas a la vez.

      Eliminar
  3. Te percibo inspirada, querida. Las profundidades de este texto merecen una buena tanda de kisssses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que me tienes calada, lovely Johnny....ay.

      Kisses desde mi cocina rojo amapola.

      Eliminar
  4. Adoro las amapolas, tan efímeras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo, Sergio, y lo mejor de ellas, tan salvajes.

      Kisses.

      Eliminar
  5. Tengo un brazo tatuado de amapolas en la cabeza desde hace días. Unas amapolas que he decidido no arrancar ni secar ni regar... las voy a dejar dónde están. Y las voy a olvidar. Porque me voy a hacer pupita.

    Envidio a los que podeis encontrar la belleza del momento fugaz. Yo huyo de ellos como rata escaldada, ahora mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las amapolas son sólo para contemplarlas, amiga, si las arrancas duran 3 segundos, así que es mejor disfrutarlas en el momento y el lugar y luego....a otra cosa, mariposa.

      Lo efímero es dos veces bueno, hay que acostumbrarse a ello.

      T'estimo, reptiliana.

      Eliminar
  6. Si no fueran silvestres, probablemente, no las cultivariamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario me tiene despistadísima!!

      Soy una silvestre, igual va a ser eso...

      Eliminar
  7. Un día de primavera, viajando en un autocar de los que llevan pá tu pueblo (de hecho iba a tu pueblo/casa), me entró una llamada al móvil y el interlocutor me preguntó "¿qué haces?", a lo que respondí "gozar por tener dos días de vacaciones y admirar los campos de amapolas que van sucediéndose".
    Ayer esta persona me dijo que le apetecía cogerse unos días de amapolas... tiene gracia que se acordara de mi comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque a mí me gusta mucho más el otoño, en primavera el campo está espectacular, es la única época del año que la dura estepa me conmueve. El verano, por mí, podrían abolirlo del todo.
      Me encanta esa expresión,"días de amapolas", para referirse a unos días de asueto, acuñada queda, como los "paver ponits" y tantas otras frasezuchas y palabrejas que solemos inventarnos, podríamos escribir un diccionario, niña...
      Aquí estamos las amapolas, la estepa y una servidora para cuando necesites un relaxing vital (que ya lo necesitas, pero...todo llegará, Foxy mía)

      Kisses, darling grinder grijander Kitty.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails