viernes, 25 de mayo de 2012

PRÓTESIS


Siento un profundo rechazo hacia mi piñata nueva.

Ya no es que me moleste, o me haga daño, es que no la quiero, no la siento mía (aunque la pague).  Desde los 17 años que vivo sin tres muelas en el lado izquierdo mandíbula inferior y 2 muelas en el derecho. Un dentista primo del doctor Kevorkian me arrancó las cinco muelas en un día, iba solo a empastarme un par y... yo me quedé mellada y él acabó sus días en el loquero de Sant Boi.

Desde entonces he tenido una capacidad de succión superior, parecida a la de los bebés. Además he tenido la suerte que jamás se me han desplazado los dientes, así que aprendí hablar con la boca pequeña y no se notaba nada y encima se me acentuaban más los hoyos y los pómulos. Si el tontopollas de Mario Vaquerizo lo supiera, se habría arrancado las muelas de abajo hace tiempo.

Ahora tengo, desde ayer, tres muelas nuevas a las que detesto. Cuando las ví en el botecito tuve la sensación que provenían de un fiambre, me dieron asco. Lo cierto es que si abro la boca ante el espejo, flipo, pero me dura un instante porque me molesta tanto que me lo quitaría.
Tengo que disipar de mi cabeza la idea de arrancarme la prótesis aunque sea a puñetazos.
No tengo elección.
O me hago amiga de mis dos nuevos molares y el premolar que me está jodiendo, o me quedó sin mandíbula.


28 comentarios:

  1. Invitar al lector a imaginar la capacidad de succión para, seguidamente, lanzar el símil con un bebé no es solo pernicioso sino además pérfido y más que cruel.

    ¿Por qué, por cierto, una de las partes más importantes del cuerpo -alimentación, comunicación, estética, sexo- es la más insensible y la más fácilmente sustitutible y, por tanto, más impersonal de todas? ¿Existe metáfora en los dientes? Vaya.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón. Es pérfido y más que cruel. Lo soy.
      Pero tengo atenuante, está escrito bajo los efectos post-anestesia más la anestesia que ingerí por mi cuenta: Palinka (un orujo húngaro), cervezas, vino y macallans variados.

      Y ahora tus interrogantes me dejan angustiada, mientras rechazo mentalmente la prótesis, me imagino las metáforas clavándose en mis encias de bebé. Un desastre, vamos.

      Eliminar
  2. El día que yo pise un dentista le pediré que me ponga unas castañuelas, directamente.
    A mí tb me faltan algunas y, ahora que lo dices, casi prefiero dejarlo tal cual, no vaya a ser que pierda mis dotes succionadoras, a estas alturas....

    Ayer hablaba con Filomena la Amena de esos sueños en los que se te caen los dientes, tan recurrentes, tan sexuales sin parecerlo...todo lo "Oral" tiene mucha miga detrás.

    Kisses, darling Kitty.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja unas castañuelas nooooooooooooooooooooooooo, déjalo tal cual, yo quería hacerlo pero es que me peligraba la mandíbula me estaba quedando sin hueso. Cuando me lo dijo me vino la imagen de estar dándome el filetazo con alguien y al separarnos se quedaba con mi quijada colgando de su morro. Así que me puse las putas muelas que me están matandoooooooooooooooooooo.

      Lo mejor será que no piense en cosas "orales" mientras esté tan rabiosa porque no respondo de mí.

      Eliminar
  3. Al Vaquerizo se las arrancaba yo por poco dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo haría gratis, solo por el placer de hacerlo

      Eliminar
  4. supongo que eso de hablar con la boca pequeña es una mera descripción de la articulación de los sonidos, porque para expresar ideas tú nunca la has tenido pequeña! no? ánimo, poco a poco, domestica esas muelas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supieras lo pequeña que la he podido llegar a poner para no expresar según qué ideas!!! Me ha sangrado hasta la lengua de mordérmela. Pero sí, me refería al afrancesamiento, a poner boquita de piñón.
      Gracias por los ánimos pero es que no veo que me acostumbre a esto.

      Eliminar
  5. jajajaja, veo que aún te dura la paranoia de ayer ... ¡pero si ahora tienes unos molares nuevecitos para poder comer chuletones de kilo y medio!

    Te acostumbrarás, sólo es cuestión de narcotizarse convenientemente y tener paciencia. A lo primero ya sabes que te ayudo encantada de la vida ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piñata me a va salir por un huevo, porque como tenga que ingerir la cantidad sufieciente para olvidarme de que la llevo... Este fin de semana saldré a la caza de un bodeguero para que me salga más baratito eso de asumir.

      Tengo el moflete hecho puré, así que el alcohol me irá de perlas como desinfectante

      Eliminar
  6. Ánimos Kitty, como diría Súper-Ratón: a vitaminarse y mineralizarse!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja ahora mismo me pones a Súper-Ratón delante y le arranco la cabeza de un puñetazo.
      Me tienen que quitar esto porque me estoy volviendo muy violenta.

      Eliminar
  7. Cuantísimo te entiendo!
    A mí me pasa algo muy parecido cuando estreno calcetines. No veo condicionada mi capacidad succionadora (tampoco es que coma muchos caracoles), pero sí siento esa sensación de "añadido prescindible" que molesta bastante. Los deditos compungidos, presionados, compartiendo menos espacio del que ellos querrían... opresión!!
    La ventaja es que yo me puedo sacar los calcetines al menos una vez a la semana, cuando toca aseo personal, pero creo que sería capaz de convivir con ellos a base de la costumbre, el diálogo y el conocimiento mutuo.
    Y si yo puedo, seguro que tú también! Animo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Pérez, ¿eres primo del que reparte regalos cuando se te caen los dientes? Qué suerte la mía haberte conocido, porque no descarto quitármelas para ponerlas debajo la almohada.

      Y es que además de mi calvario yo también sufro del otro, solo que los calcetines me los cambio a diario, así que solo sufro el día del estreno. ¿En serio conseguiré acostumbrarme, dialogar y llegar al conocimiento mutuo con estas muelas asesinas? HELP!!!!

      Eliminar
  8. Si te sirve de consuelo, yo llevo dos puñeteros clavos insertados en las encías superiores, esperando las 2 prótesis correspondientes...solo de pensar en que tengo que ir a ponérmelas - con lo mal que lo pasé con los clavos- ya tiemblo... y encima los 2000 euracos que me han costado -que esto si que duele-! snif snif

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, bueno. No toques la parte monetaria porque entonces ya... Estoy en estado permanente de desolación, y eso que no me han podido hacer implantes y la solución ha sido un poco más económica.

      Pasan los días y sigo sin acostumbrarme. Tengo los carrillos como carne para hacer albóndigas. Oh shit!

      Eliminar
  9. Tienes que pasar de nuevo por el dentista, te corregirán allá donde te molestan las prótesis, no es una broma, vuelve y dile lo que cuentas en la entrada, la solución es sencilla. Ya nos contarás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ya lo sé. Esto no termina aquí, ya tengo hora. Pero me empieza a mosquear pensar qué pasará si no puedo llevar este monstruo masticador dentro de mi boca.

      Creo que voy a proponerle quitarlo como sea y coserme la boca. Sí, se lo diré.

      Eliminar
  10. el dentista acabó en Sant Boi?
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual lo digo. Acabó ingresado en el psiquiátrico. Era un cabrón de nombre judío. Ya ves, los ricos también lloran.

      Dos abrazos.

      Eliminar
    2. cabrón de nombre judío? David???

      Eliminar
    3. Perdón, quería decir de apellido judío !!!! Creo que de nombre era Goliath el muy joputa.

      Eliminar
    4. David terminó decapitado por su pueblo lo que son las cosas.
      besos guapa.

      Eliminar
  11. Kittyyyyyyyyyyyyyyyy, Força Barça!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joooooooooooooooooooooooooooon yihaaaaaaaaaaaaaa!!!!
      Celebrado está, sigo con un dolor de cabeza increíble. Claro que después del partido estuve en un concierto de LOL y eso hizo el resto...

      Eliminar
  12. arggg. Lo peor es intentar adivinar a quien pertenecieron. Igual eran los molares de un psicópata carnívoro, igual masticó carne muerta, igual desgarró, torturó con esos molares....en fin, a morder se toca.

    Los dentistas te atracan a mano armada y encima no puedes decirles nada, porque siempre nos pilla con la boca abierta y la lengua dormida.
    muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eeeeeeeehhhhhh que son de laboratorio!!!! Lo de que me parecen de cadáver lo digo yo, pero noooooooooooo.
      No me meto algo de un fiambre en la boca ni jarta de naaaaa.

      Yo voy a un dentista que es el Robin Hood de los dentistas. A los pobres nos cobra menos y nos deja pagar cuando podemos. Jamás llama para reclamar la pasta y su lema es: "tú háztelo y si no puedes pagar... pues almenos comerás como yo lo hago". Un buen tío (que me tiene hasta los cojones)

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails